“Unidos somos invencibles”, manifiesta presidente Hernández en informe de tres años de gobierno

“Unidos somos invencibles”, manifiesta presidente Hernández en informe de tres años de gobierno

“Unidos somos invencibles”, manifiesta presidente Hernández en informe de tres años de gobierno

Siguatepeque – “Unidos somos invencibles”, recalcó este domingo el presidente Juan Orlando Hernández, ante unos 20 mil nacionalistas que se reunieron en la ciudad de Siguatepeque para escuchar el informe sobre los tres años de su gobierno y donde reiteró que “de la mano de Dios y del pueblo hondureño, voy a ser el próximo presidente de Honduras”.

En el multitudinario acto celebrado en la cacha de béisbol Independencia de Siguatepeque, participaron miles de activistas y simpatizantes de los movimientos “Unidos por más Cambios” y “Juntos por una Nueva Honduras”, quienes abarrotaron la instalación deportiva para manifestar su apoyo al Juan Orlando Hernández.

Los más de 20 mil nacionalistas que participaron en la concentración llegaron provenientes de las ciudades de Comayagua, Siguatepeque, La Esperanza y Santa Bárbara quienes además de calorizar el acto, proclamaron a Juan Orlando Hernández como virtual ganador de las elecciones generales que celebrarán en noviembre próximo.

En este acto celebrado en el altiplano quedó demostrado una vez más que el Partido Nacional es el más grande y pujante de Honduras y de Centroamérica.

Al evento también llegaron familias que han sido beneficiados a nivel nacional con los beneficios del programa Vida Mejor, a quienes se les han cambiado la vida.

Asimismo, asistieron precandidatos y dirigentes de ambos movimientos internos del nacionalismo, líderes y lideresas de los departamentos de Comayagua, La Paz, Santa Bárbara e Intibucá.

Una nueva era

En su mensaje esperanzador, Juan Orlando Hernández, acompañado de su esposa la primera dama Ana de Hernández, destacó que este día marca el inicio de su cuarto año de gobierno, que representa una nueva era, una nueva época donde empieza la construcción de una nueva Honduras, una nueva Honduras de oportunidades, más incluyente en paz y prosperidad.

Reconoció que a pesar de los avances en su gestión, hace falta mucho por hacer, pero si se mira en el espejo del pasado de hace cinco o 10 años atrás y se compara con lo que hoy ocurre, sin duda hay un progreso y se continúa avanzando y hay cambios significativos lo que no sólo es mérito del gobierno sino de trabajadores, empresarios y de todo el pueblo hondureño, esfuerzo que aplaude.

No obstante, acotó que también es importante que cada funcionario público, reconozca sus errores, que reconozca cuando las cosas no han avanzado como deberían hacerlo, porque no todo está bien, pero hay que seguir avanzando hacia la construcción de esa nueva patria que se merecen los hondureños.

Recalcó que “estamos a las puertas de grandes cambios, estamos a las puertas de seguir progresando y de construir cambios que sean irreversibles, cambios que nadie pueda detener el día de mañana y para eso tenemos que ponernos claros todos y cada uno de los que amamos este país; iniciamos una era de profundo cambio y transformación y apunten el día en que se les digo aquí en Siguatepeque, vendrá un tiempo en los próximos años cuando vendrán de otras partes del mundo para ver qué hicimos porque vamos a sorprender a este continente y al mundo”.

Sin embargo, subrayó que también es bueno, no olvidar de dónde venimos para no volver a cometer el mismo error y fijar una visión clara de hacia dónde vamos porque se trata del ayer para aprender, del hoy para afianzarse y del mañana para mejorar las condiciones de vida.

Logros en seguridad

Enumeró que en seguridad, se ha logrado rebajar en 20 puntos la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes; se aprobó una nueva estructura legal para combatir la criminalidad, se estableció la Tasa de Seguridad para avanzar poco a poco con extradiciones y una serie de mecanismos novedosos para enfrentar el gran flagelo que se tenía.

Se creó la Policía Militar del Orden Público, cuando la oposición decía en la campaña que los militares regresaran a los cuarteles, pero él sostuvo que los militares tenían que ir a la calle para cuidar el pueblo hondureño y ahora ahí están y seguirán ahí.

También se creó la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) y la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), prosiguió Hernández quien enfatizó que “mientras yo, Juan Orlando Hernández sea presidente, la Policía Militar, Fusina y la FNA, seguirán en las calles protegiendo al pueblo hondureño como debe ser”.

Destacó que también se inició la depuración policial, la certificación de la Policía, cuando algunos decían que no se podía, porque un policía, con su uniforme y su chapa, debe de ser el ciudadano más confiable de la sociedad y eso es lo que se tiene que construir en los próximos años.

Refirió que también en su gobierno se empezó a construir el nuevo sistema carcelario porque existen prisiones que datan del siglo pasado donde los criminales llegan a hacer más de lo mismo y se encontró a internos delinquiendo desde el interior de esos centros penales y aterrorizando al pueblo hondureño.

“Por eso construimos El Pozo número uno, están en construcción El Pozo número dos, el número tres, el número cuatro y de ser necesario, allá en un lugar lejano que aunque si quisieran escaparse, se van a dar cuenta que no hay forma porque van a estar completamente aislados en ese lugar donde vamos a construir El Pozo número cinco para que estén donde deben estar y no vuelvan a abusar de la gente humilde”, señaló.

Recordó que para organismos como el Instituto Internacional de Paz, Honduras ya no es el primero ni el segundo ni el tercero ni el cuarto ni el quinto país más violento del mundo.

Reiteró también la frase que pronunció durante su campaña: “Yo Juan Orlando Hernández, voy a hacer lo que tenga que hacer para recuperar la paz y la tranquilidad de este pueblo que ha sufrido tanto, ese es mi compromiso y no voy a descansar hasta que recuperamos la paz y la tranquilidad que nos merecemos”.

Reformas al Código Penal

Manifestó que hay algo que le preocupa en materia de seguridad ya que mando al Congreso Nacional un paquete de reformas al Código Penal, Código Procesal Penal y la Ley del Sistema Penitenciario, por lo que pidió a los diputados, que cuando regresen de sus campañas debatan y aprueben esas reformas, pero antes se deben poner en los zapatos del pueblo hondureño que sufre tanto.

Con nombre y apellido señaló a los miembros del partido Libertad y Refundación (Libre), quienes han manifestado que no van a aprobar esas reformas bajo el argumento que se criminaliza la protesta, pero cuando una persona recibe una carta de los extorsionadores y le dan 24 horas para que pague porque si no, le van a quitar la vida a ella o algún miembro de su familia, porque el juez no sanciona como extorsión ese hecho sino que tiene que esperar hasta que se haga el pago para proceder cuando sufre desde que recibe la amenaza y tiene que abandonar su casa.

En ese sentido, pidió a los líderes de Libre que pregunten a las bases de su partido y de la alianza que piensan si son ellos los que están sufriendo, pero que no lo hagan por política al calor del momento electoral porque si no van a encontrar en las urnas un castigo sin precedentes.

Ilustró que si individuos encapuchados entra a un restaurante con un tambo de gasolina para rociar el local y prenderle fuego se trata de un acto de terrorismo y no de una protesta pública. “Es terrorismo, yo no sé qué lentes se ponen estos líderes de la oposición para no sentir lo que el pueblo está sintiendo; por favor diputados cúmplanle al pueblo hondureño, para eso están allí, ayúdennos a enfrentar este flagelo”, demandó.

Despegue en infraestructura

Por otro lado, se refirió a cómo gobiernos anteriores dejaron abandonadas desde hace más de 20 años, las carreteras, puertos y aeropuertos que es la infraestructura que hace que un país despegue y hoy si se quiere competir con el mundo y que Honduras destaque, debe prepararse con un nuevo sistema de autopistas, carreteras, puertos y aeropuertos.

En ese sentido, indicó que ya está en construcción en nuevo aeropuerto internacional civil de Palmerola, la modernización de Puerto Cortés y la carretera que va a comunicar a esas instalaciones portuarias con el Pacífico de Honduras a través de Goascorán, así como el Corredor Agrícola que viene desde Puerto Castilla, atraviesa el departamento de Colón y Olancho hasta llegar al sur del país y paralelamente se está construyendo otra carretera desde Puerto Cortés va a atravesar todo el Atlántico hasta llegar a Puerto Castilla.

Asimismo, la expansión del aeropuerto de Roatán con Toncontín, el de San Pedro Sula y los pequeños aeropuertos de Gracias, Copán Ruinas, Tela y luego Trujillo, Puerto Lempira y Choluteca donde hoy están trabajando unos 100 mil compatriotas, viene también el Corredor del Pacífico para unir Tegucigalpa con Choluteca y de Guasaule a El Amatillo y pronto en este mes de febrero el Corredor de Occidente y ya está el Corredor Lenca. “Vamos a dejar las mejores carreteras no solo de Honduras sino de Centroamérica para que despeguemos”, acotó.

Vida Mejor

Se refirió también a la Honduras que por siglos había estado olvidada, aquellos compatriotas que han vivido con piso de tierra, que viven sin baño y sin letrina, si un techo, sin un huerto, sin un pedacito de tierra, pero “yo hoy les digo atrás quedó el momento de la Honduras olvidada para eso creamos un programa que está haciendo historia que se llama Vida Mejor que es la muestra de solidaridad de un pueblo con los que más necesitan y cuando llevamos techos, pisos, ecofogones, filtros y Banca Solidaria, líderes de la oposición dicen que es populismo, pero hay que entenderlos porque ellos nacieron en cuna de oro”, cuestionó.

“No se preocupen, no los vamos a dejar solos a partir de este gobierno son y seguirán siendo la prioridad uno del Estado porque son nuestros hermanos y ante Dios todos somos iguales y por eso estamos llevando a cabo el mayor acto de justicia social que habrá visto este país y en los próximos años vendrán a ver que hicimos con Vida Mejor desde otras partes del mundo porque es un ejemplo de cómo se trata dignamente al más necesitado”, señaló Hernández.

Enumeró que también se va avanzando con el programa “Mejores Familias”, con Banca Solidaria, la fusión entre Banadesa y Banhprovi para que no se siga abusando de los luchadores con semejante carga de intereses para lo cual se van a poner seis mil 500 millones de lempiras en manos del campesino y del productor pequeño y mediano en el campo, con sistemas de riego, asistencia técnica para que Honduras vuelva a ser una potencia en la producción agrícola, de carne, de leche para nunca más volver a importar alimentos y volver a hacer otra vez el granero no solo de Centroamérica sino el país que más produce alimentos en la región para nosotros y el resto del mundo.

Anunció que pronto se va a ver el salto que se va a dar en materia de educación y en los próximos cinco años va a dejar las bases para que los hondureñitos de una aldea, de un barrio o una colonia marginal, cuando asista el centro educativo tenga una computadora enfrente, aprenda a manejarla y cuando salga de la escuela no haya diferencia con otro niño que asistió a un centro educativo privado porque aparte también sabrá hablar inglés porque esa es la herramienta que se ocupa para avanzar.

Recordó lo que le inculcó su padre para nunca sentirse menos solo porque procedía de una aldea y “hoy gracias a la voluntad de Dios, de mi partido, del pueblo hondureño, no solamente he llegado a ser presidente de Honduras, ahora me tienen de precandidato y así lo quiere Dios voy a volver a ser el presidente de Honduras”, expresó ante la algarabía de los miles y miles de nacionalistas.

Asimismo, remembró que en la campaña pasada lo quisieron avergonzar porque empezó desde el departamento de Lempira a construir los ecofogones de ladrillo porque el humo estaba matando a las mujeres y se estaban cortando los árboles de Honduras y por eso le sacaron una campaña los de la oposición quienes dicen ser amigos de los pobres y lo apodaron Juan Fogón, “y hoy les vuelvo a decir desde Siguatepeque, eso no me avergüenza, eso no me apena, esas son mis raíces, yo vengo de ahí, así que si me quieren decir Juan Fogón o Juan El Fogonero, a mucho orgullo soy Juan El Fogonero”.

Refirió que cuando asiste a cónclaves o reuniones internacionales y le preguntan de qué lugar de Honduras es, él les contesta con orgullo que proviene de una pequeña aldea que se llama Río Grande en Gracias, Lempira y es descendiente de una familia que creció en el campo y no estuviera haciendo lo que está haciendo si hubiese nacido en una casa con piso de cerámica, en una casa donde los grifos son de calidad, pero gracias a Dios nació en el seno de una familia humilde y luchadora y eso es lo que van a tener de Juan Orlando Hernández.

Puntualizó que “con el apoyo de ustedes, trabando incansablemente, le vamos a heredar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos, un país digno, incluyente, con oportunidades para que desde el más humilde hasta el más pudiente nos moremos iguales y que estems juntos… Soy Juan Orlando Hernández, vengo de las tierras del indómito Cacique Lempira y se la mano de Dios, con el apoyo de ustedes y del pueblo hondureño, voy a hacer el próximo presidente de Honduras”.

En el evento se conocieron testimonios de la viva voz de los beneficiarios de los proyectos y programas que impulsa el gobierno que llegan de manera directa a las familias que de verdad lo necesitan.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Prensa
Partido Nacional de Honduras

Dejar una Respuesta

Cerrar